Comunicado importante: La Unión Europea y Estados Unidos alcanzan un acuerdo para prolongar hasta 2026 la suspensión de los aranceles

La Unión Europea y EEUU alcanzaron ayer, 15 de junio, un acuerdo para prolongar hasta 2026 la suspensión de los aranceles cruzados que gravan las exportaciones europeas y estadounidenses y que tiene como punto de partida la guerra comercial entre Airbus y Boeing.

Como ya informamos el pasado mes de marzo, el fuego cruzado de aranceles se apagó parcialmente en marzo de 2021, cuando la UE y EEUU alcanzaron un acuerdo para suspender temporalmente los recargos durante cuatro meses y ayer, esta prórroga ha sido extendida durante al menos otros cinco años a partir del 11 de julio. Dicho de otra manera, que hasta julio de 2026, las exportaciones españolas de vino, queso o aceite español, entre otros productos, a EEUU no se verán afectadas por aranceles y podrán competir en igualdad de condiciones con el resto de empresas. Como apunte, la Asociación Española de la Industria y el Comercio Exportador del Aceite de Oliva (Asoliva), calculó que en el año y medio que han estado activos los aranceles, dejó de exportar 80.000 toneladas de aceite y perdió en torno a 1.200 millones de euros.

Por su parte, la Federación Española del Vino (FEV) calculó que los aranceles redujeron las exportaciones al 90% de las bodegas españolas, “que tuvieron que absorber en su margen comercial todo o gran parte de ese 25% para no elevar su precio de venta». José Luis Benítez, director general de la FEV, valora el acuerdo como una muy buena noticia que acaba con una situación injusta. «Devuelve el optimismo a las bodegas españolas en uno de sus principales mercados de exportación. Aunque todavía queda por aclarar algunos detalles del acuerdo, lo más relevante es el cambio de actitud y el espíritu de negociación que ha primado en los últimos meses y que debería conducir a una solución en la que no haya vuelta atrás”. Por su parte, los productores de aceituna negra reconocen un quebranto cercano a los 40 millones de euros al año.

Todavía sin acuerdo: Acero y aluminio.
En lo que no hay suficientes avances es en la disputa sobre los aranceles al acero y el aluminio. No obstante, Washington y Bruselas se comprometieron a seguir trabajando para buscar una solución que permita eliminarlos antes de finales de año, tal y como se comprometieron en mayo pasado cuando acordaron abrir negociaciones sobre el exceso de capacidad de acero y aluminio a nivel mundial, que amenaza sus respectivas industrias, y la UE accedió a renunciar a imponer los recargos tarifarios que debían haber entrado en vigor el pasado 1 de junio.

El caso se remonta a 2018, cuando la Administración estadounidense decidió imponer aranceles del 10% a las importaciones europeas de aluminio y un 25% a las del acero. Una decisión a la que Bruselas, en nombre de la UE, respondió imponiendo a su vez un recargo a decenas de productos estadounidenses desde motos Harley-Davidson hasta vaqueros Levi’s.