¿Atrapados en el tiempo? O cuando el shipping, y por extensión la logística global, vive en el día de la marmota

El enorme atasco en el puerto de Shanghái por el confinamiento y sus consecuencias para el mundo nos están haciendo vivir, nuevamente, días muy complicados en este sector. Decenas de ciudades chinas se encuentran estos días bajo confinamientos parciales o totales, después de un nuevo auge en casos de coronavirus en el gigante asiático que amenazan la controvertida estrategia de «covid cero» de las autoridades.
Debido a la propagación de la variante ómicron, Shanghái, con 25 millones de habitantes y un peso vital para la economía del país, sufre la peor ola desde la originada en Wuhan hace más de dos años.

Pero esta metrópolis china no es solo un centro financiero global, es también uno de los puertos de mercancías más importantes del comercio internacional. En 2021 representó el 17% del tráfico de contenedores de China y el 27% de las exportaciones de China, y ha sido el puerto más grande del mundo durante los últimos 10 años. Sin embargo, el confinamiento al que está sometida la ciudad dificulta la llegada de los camiones que tienen que llevarse las mercancías por carretera o distribuirlas a las fábricas cercanas. Muchas, como la de Volkswagen o Tesla han anunciado que tuvieron que parar sus actividades.

Esta situación amenaza con darle el estoque final al sector de la logística, donde vivimos de sobresalto en sobresalto desde hace doce meses, con la crisis marítima de la segunda mitad de 2021, provocada por un exceso de demanda y un acaparamiento de barcos por parte de China, que provocó un aumento del precio de los fletes marítimos y duplicó el tiempo medio de recepción de la mercancía, de cuatro a ocho semanas; el encarecimiento del petróleo y de todas las materias primas y la huelga del transporte terrestre, entre otros factores.

Francisco Aranda, presidente de la patronal logística UNO, en declaraciones a varios medios de comunicación anticipa que la paralización del tráfico de contenedores en Shanghai, «ciudad que cuenta con el puerto con mayor actividad del mundo tensionará aún más la cadena global de suministros y lastrará la competitividad de un sector esencial para las economías en el que cualquier cambio, por pequeño que sea, afecta a todos los eslabones de la cadena; y agudizará la inflación a la que nos venimos enfrentando desde hace ya meses”.

Ante esta situación, y como siempre les decimos, desde Grupo Raminatrans haremos todo lo posible para seguir ofreciendo nuestro mejor servicio, porque en nuestro ADN está, siempre, la búsqueda de soluciones y de alternativas, como desviar cuando sea posible las cargas a otros puertos cercanos como Ningbó por ejemplo, no sabemos hacerlo de otra manera.


Fuente: MarineTraffic